7 de junio, el día después
01 May 2021

7 de junio, el día después

01 May 2021
Escúchame leyendo para ti el texto completo

¿Cómo te quieres sentir al día siguiente de la elección más grande de la historia de México? ¿Cuál quieres que sea la emoción que domina tu alma el 7 de junio? Tienes 35 días para construir esa emoción. Tú no puedes controlar el resultado final, el resultado externo, ni el número de asientos que tendrá en el congreso cada partido, pero puedes controlar algo más importante: la convicción interna de que hiciste todo lo que estaba en tus manos, que hiciste todo lo posible por cuidar y construir una mejor democracia. Eso sí lo puedes controlar, y es mucho. Y quizá, si muchos hacemos juntos lo que aquí te voy a proponer, también podemos influir en los resultados externos, además de controlar nuestro ánimo interno. Hay cinco cosas que todos podemos hacer en estos 35 días que faltan para el 6 de junio.

Primero, infórmate. Es un hábito, y requiere disciplina. No es suficiente con seguir a algunas personas en Twitter y discutir en el chat de vecinos. Tienes 30 días para conocer lo que realmente está pasando en tu país. No puedes tener un criterio propio si no sabes que hay miles de niños que no han recibido en meses su tratamiento para el cáncer, si no sabes que el sistema de abastecimiento de medicinas está destruido y hay una escasez histórica de medicinas y equipo médico, si no sabes que en México asesinan a 100 personas diarias en promedio (3,000 al mes) y que la gran mayoría de esos homicidios quedan impunes, si no sabes que en el último año se sumaron 10 millones de personas a la estadística de pobreza, si no sabes que somos el país (sin guerra formal) con más activistas de derechos humanos y reporteros asesinados, y que también quedarán impunes esos asesinatos, que el gobierno sólo ha logrado vacunar al 5% de la población con esquema completo y que murieron alrededor de 500 mil personas por la pandemia, la mayoría personas pobres con educación preparatoria hacia abajo, que PEMEX se quema para nada miles de millones de pesos al año o que llevamos 6 trimestres seguidos en los que la economía se hace mas chica. Si no sabes nada de eso, que son datos duros y oficiales, no puedes formar un criterio completo para tomar decisiones inteligentes. 

Segundo, trabaja tu curiosidad. ¿Qué de lo que acabas de leer te indignó más? ¿Qué fue lo que te hizo sentir más enojado o frustrado con tu país? Sobre eso, busca más, aprende más, lee más, conoce más. Involúcrate, comprométete con algún tema. México necesita a millones de personas que se comprometan con un tema específico, y quieran ayudar con éste. Los todólogos no sirven para nada. Las personas que conocen poquito de todo, ayudan muy poquito. Vivimos en un país con muchos problemas distintos, que requieren de diferentes tipos de experiencias y capacidades. Hay mucho que puedes hacer, si trabajas tu curiosidad en uno de esos temas, te involucras, conoces y te comprometes. No sólo de aquí al 6 de junio, de aquí hasta que hayas dado todo lo que podías dar, en ese tema.

Tercero, exige respuestas. Cuando conoces más a fondo uno de los problemas de México es imposible que quedes satisfecha con las políticas que se aplican a ese problema. De la curiosidad siempre surgen las ganas de hacer algo, de exigir mejores respuestas, de pedir cuentas a los responsables. Eso es hacer ciudadanía. Eso es lo que hacen las personas comunes en las democracias que funcionan. No hace falta que dejes a un lado tu vida, sólo que tengas una causa social, con la que realmente te comprometes, porque te genera curiosidad y luego responsabilidad.

Cuarto, evalúa alternativas. Respecto del problema que te generó curiosidad ¿Quién tiene la mejor solución? ¿Quién muestra preocupación por el tema? hay muchos héroes desconocidos haciendo muchas cosas en México. Algunos de ellos son políticos y buscan tu voto. Y si no encuentras a nadie, ya tendrás chance de proponer algo concreto, mientras tanto, puedes castigar con tu voto al encargado actual, a quienes no ha hecho nada para resolver el problema que te indigna. Y hazlo público. Platica en público por qué vas a votar contra aquellos que destruyeron el sistema de abastecimiento de medicinas, si ese es el problema que te atrajo. O explica por qué piensas votar contra quienes militarizaron la seguridad, y provocaron más violencia, si eso te indigna. Explica por qué vas a castigar a los que dejaron morir a más de un millón de PYMES, sin apoyo alguno. Esa explicación pública sirve para generar una conversación constructiva que puede llevarnos a todos a solucionar el problema. El voto también es una herramienta muy eficaz si se utiliza para castigar y genera una buena discusión. 

Quinto, lleva a 5 personas a las urnas. En esta elección, como en ninguna otra, el mensaje a favor de la democracia debe quedar perfectamente claro. Una participación histórica le dejará perfectamente claro a todos los actores políticos que los mexicanos optamos por la democracia. Llenar las urnas de votos es la mejor manera de hacerles saber que queremos tomar las decisiones desde la sociedad, de forma democrática, y no dejarle a un pequeño grupo de ambiciosos un cheque en blanco cada tres años, para que hagan lo que quieran con el país. Convence a 5 personas que no querían votar, de ir a votar. Conviértete en un promotor activo de tu democracia. Son sólo 5 personas. Estoy seguro de que sí puedes convencerlas y llevarlas a las urnas. 

Si haces estas 5 cosas que te propongo, pase lo que pase el 6 de junio, estoy seguro de que tu alma estará en paz el 7, porque habrás dado todo. Y estarás listo para dar la batalla que viene: tres nuevos años para cambiar el rumbo de nuestro país, juntos, cómo ciudadanos que saben que pueden construir un lugar mejor. 

Leave a comment
More Posts
Comments
Comment