Un Nuevo Político
09 May 2020

Un Nuevo Político

09 May 2020

Se vale soñar.

Se vale imaginar un lugar mejor. Más hoy, que nos encontramos encerrados entre cuatro paredes, en el mundo privado, con los nuestros, donde el tiempo parece no transcurrir de la misma manera, y cada latido del corazón se escucha y se siente. Es el mejor momento para soñar e imaginar.

Aquí estamos, viviendo algo que no imaginábamos. La vida nos puso un freno de mano. Brutal, inesperado, difícil de asimilar y muy largo. Un bicho que no podemos ni ver, nos puso a temblar, y nos hace percibir la debilidad de todo lo que habíamos construido.

Ilustración: Marco Colín

Tiemblan las instituciones económicas, las académicas, las democráticas y las sociales, y todo por culpa de algo tan diminuto que bien podría estar en cada una de las teclas que toco en este momento, o no. 

La soberbia nos había llevado a pensar que teníamos todo resuelto. Los seres humanos nos sentíamos amos del mundo, y no éramos amos ni siquiera de nosotros mismos.

Unos cuantos días encerrados y ya no sabemos qué hacer, a quién acudir, a quién pedir ayuda, cómo pasar el día, sin querer madrear a alguien o recurrir a una anestesia. 

Pero no todos tienen la misma fortuna de poder parar y cuidarse. Y se mueven por las calles y las estaciones del metro exponiendo a cada instante una frágil salud, que la precariedad tiene siempre al filo de la navaja. Los que siempre olvidamos, quienes hoy podemos parar. Los que no queremos ver, pero están ahí. Los que no queremos asumir como parte de nuestra responsabilidad. Ellos, no pudieron parar y la van a pasar muy mal. Cuando salgamos del encierro ahí van a estar, llenos de miedo y enojo, porque no hay trabajo y el dinero se mueve más lento que nunca. Muchos de ellos cargarán además la pena de un familiar que tuvo que sufrir la enfermedad, en uno de esos terribles centros de insalubridad pública, que también olvidamos, y nunca queremos ver. 

Ahí van a estar, y nos van a ver salir de nuestras casas. La mayoría de nosotros, con capacidad para reconstruir nuestras vidas. Asustados y enojados, pero listos para volver a empezar.

Y todos, ellos y nosotros, vamos a voltear a ver a los políticos, esperando respuestas. Y éstas no van a llegar. Porque no las tienen, porque no saben qué hacer, porque sólo están entrenados para dar lo mínimo necesario para conservar el poder. Es culpa nuestra. Lo hemos permitido. Los hemos dejado tomar todo lo que pueden, a cambio de muy poco.

Ahora, imagina que, como ya sabemos que ahí no están las respuestas, volteamos a otro lado. Imagina que dejamos a los políticos de siempre solos, para que resuelvan sus problemas con sus propios egos. Los dejamos solos haciendo berrinche porque no son más el centro de atención, porque no los necesitamos, porque ya sabemos que no tienen nada qué ofrecernos. Los dejamos en sus oficinas buscando explicaciones ¿Te imaginas?

Y entonces, imagina que nos volteamos a ver a los ojos todos los demás, los ciudadanos que antes vivíamos separados, nos encontramos en la calle, con el mismo miedo y la misma incertidumbre. Nos vemos y encontramos todo lo que nos hace iguales. Recordamos que todos vivimos en el mismo lugar. Asumimos entre todos que un país puede ser una simple construcción artificial de límites y reglas, o el hogar común de personas que quieren vivir en paz.

Nos vemos a los ojos y nos saludamos. Imagina esa sensación de humanidad. De encontrar en alguien diferente, a otro ser humano que tiene el mismo miedo que tu, y que sólo quiere una cosa, ser feliz, igual que tú. 

Imagina que ambos olvidan por un rato todo lo demás, y sólo se preguntan mutuamente cómo pueden servir. Los dos encuentran una tarea, y sirven juntos un rato. Y después, cada uno regresa a su casa. Y al día siguiente, sales de nuevo, te topas con alguien más, y sin preguntar nada más, ambos preguntan “¿cómo te puedo servir?”

Y así, todos los días. Todos salen a la calle, sirven un rato, y regresan a sus casas. No califican a quienes sirvieron con ellos, no los evalúan, no los clasifican, no les ponen etiquetas, no los ubican en un sector u otro, no los violentan ni los agreden. Sólo sirven juntos, con una sonrisa, una sonrisa enorme porque ambos están trabajando en la reconstrucción del país. Y después, cada uno regresa a su casa, en santa paz y quietud. Con la satisfacción de haber servido.

Conste que les dije que era un sueño. Un sueño de encierro. Pero trata de imaginarlo conmigo. Imagina que aprendimos la lección. Imagina que ya asimilaste que vivir peleado contigo, con tu entorno, con tu país, con quienes lo habitan y quienes lo gobiernan, no ha servido de nada. Asimilémoslo juntos de una buena vez. 

Imagina ese país en el que la mayoría de la gente utiliza la mayor parte de su tiempo y energía para servir a otros. En ese país, ¿qué tipo de políticos caben? ¿qué tipo de políticos serían aceptables para gente que todos los días sale a servir a otros, para reconstruir un país?

¿Cómo encajarían los políticos irresponsables, huecos, deshonestos, inútiles e incapaces de hoy en un país de gente que sirve para servir, que vive para servir? Fácil, no encajarían, y pronto, quedarían en desuso. No volveríamos a darles el poder jamás.

Y requeriríamos entonces de un nuevo tipo de político. Uno que se haga responsable de todo lo que hace, dice o deja de hacer. Uno que está completo y se siente suficiente, y por lo tanto puede servir sin pedir que lo sirvan, y tiene a la Integridad como el eje central de su vida. Uno que tiene sustancia, porque sabe que no sabe todo y por eso estudia, lee, analiza, entiende, pero también porque prueba lo que estudia, porque crea cosas que ponen a prueba su conocimiento. Uno que falla una y otra vez, y aprende, y corrige. Uno que da resultados y no busca aplausos, porque sólo quiere servir. 

Ese sería el único tipo de político que aceptaríamos como Líder, y estaríamos siempre pendientes de mantenerlo en el camino, porque haríamos equipo con él, porque no queremos ser como éramos antes. Porque ya aprendimos la lección. 

¿Te imaginas? Yo sí, y se ve increíble ese país. Te invito. 

Leave a comment
More Posts
Comments
Comment